Stockssite.com

Buenos Aires Stock's Site


 

Economistas Austríacos LA ESCUELA AUSTRÍACA DE ECONOMÍA

Por Roberto Cachanosky

continuación..

Eugen von Böhm-Bawerk (1851-1914)

Como vimos, las ideas centrales de los Grundsätze habían pasado a un segundo plano debido al Methodenstreit. Sin embargo, el libro había sido leído por algunos economistas que se encargaron de rescatar esas ideas; entre 1884 y 1889 aparecieron una serie de publicaciones que las pusieron en primer plano. Dos alumnos directos de Menger publicaron sendos libros acerca de las ganancias empresariales; Víctor Mataja publicó Der Unternehmergewinn (1884) (La ganancia empresarial) y G. Gross Lehre Vom Unternehmergewinn (1884) (Principios de la ganancia empresarial). Otro alumno directo de Menger, Emil Sax, publicó en 1884, un libro sobre el método de la economía, Das Wesen und die Aufgaben der Nationalökonomie (Esencia y objeto de la economía política), y tres años mas tarde otro que lleva el nombre de Grundergung der theoritischen Staatswirtschaft (Fundamentos de la economía teórica).

Otros nombres destacados en estos primeros años de la Escuela Austríaca fueron los de Johann von Komorzynski, Hans Mayer, Robert Meyer y Eugen Philippovich von Philippsberg. Sin embargo, las figuras que más fama alcanzaron fueron las de Friedrich von Wieser y Eugen von Böhm-Bawerk, a pesar de que ninguno de los dos fue alumno directo de Menger . Recibieron su influencia a través de la lectura de los Gründsätze.

En 1884 aparecen casi simultáneamente la primera parte del libro de Böhm-Bawerk Geschichte und Kritik der Kapitalzins Theorien (Historia y crítica de las teorías del interés) y un trabajo de Wieser sobre la teoría del valor titulado Ursprung und Hauptgesetze des Wirtschaftlichen Wertes (Origen y principios del valor). La más influyente de estas obras fue la de Wieser, pero dos años después Böhm-Bawerk publicó una serie de artículos con el nombre de Grundzuge der Theorie des Wirtschaftlichen Güterwerter (Fundamentos de la teoría del valor económico); según Hayek, aunque este artículo agrega poco a lo dicho por Menger y Wieser, su gran cla ridad y fuerza de argumentación han hecho que sea, probablemente, el que mas ayudó a difundir la teoría de la utilidad marginal.

De estos dos grandes economistas solo Böhm-Bawerk continuó en la línea de pensamiento mengeriana, ya que Wieser siguió posteriormente, caminos propios y terminó acercándose más al enfoque de la Escuela de Lausanne. Su libro Grundriss der Socialökonomic (1914) (Fundamentos de La economía social) es el único tratado sistemático de teoría económica que produjo aquel primer grupo, pero contiene ideas que hacen dudoso que Wieser pueda ser considerado como un miembro de la Escuela Austríaca.

Es Böhm-Bawerk, entonces, quien mantiene la teoría del valor de acuerdo con el enfoque mengeriano. En 1889 publica el segundo volumen de su libro con el título de Positive Theorie des Kapitales (Teoría positiva del capital), en el cual realiza una nueva exposición de la teoría del valor y de los precios; vuelve sobre el tema en 1898, con la publicación de su famoso trabajo Zum Abschluss des Marxschen Systems (El cierre del sistema marxista). En su primer volumen de Das Kapital (1867) Marx había incurrido en ciertas contradicciones en la teoría de la explotación que él mismo se vio obligado a admitir: “Esta ley [que la plusvalía se origina a partir del capital en giro] se halla; manifiestamente, en contradicción con toda la experiencia basada en la observación vulgar”.

Sin embargo, promete una solución en los siguientes volúmenes pero muere en 1883 sin haber dado la respuesta prometida. El segundo volumen de Das Kapital aparece publicado en 1885 por su amigo Friedrich Engels, provocando desilusión entre sus seguidores. Hubo que esperar hasta 1894 para que Engels publicara el tercer volumen que debería haber contenido, y no lo hizo, la solución esperada. En su trabajo Böhm-Bawerk realiza un análisis detallado de las falacias y contradicciones del sistema marxista en su versión final.

Böhm-Bawerk ha sido más conocido por su teoría del interés. Esto es un poco desafortunado, ya que incurrió en ciertas contradicciones que fueron señaladas por Menger: “Llegará el día en que la gente se de cuenta de que la teoría de Böhm-Bawerk es uno de los errores mas grandes que jamás se hayan cometido”.

Böhm-Bawerk comienza su libro realizando una excelente crítica a las teorías del interés existentes, y llega a demostrar que sólo la disparidad de valoraciones entre bienes presentes y futuros es la determinante de la tasa de interés. Sin embargo, al exponer su propia teoría la apoya, en cierta manera, sobre el concepto de la productividad del capital. Posteriormente, Ludwig von Mises y Frank Fetter retomarán los avances de Böhm-Bawerk y esbozaron una teoría del interés basada exclusivamente en la valuación subjetiva entre bienes presentes y futuros.

Böhm-Bawerk era profesor de la Universidad de Innsbruck; pero el clima académico desfavorable lo llevó a abandonar las actividades docentes cuando le ofrecieron un puesto en el Ministerio de Hacienda de Viena.

Posteriormente, al abandonar la función pública, rechazó una asignación de retiro bastante atractiva para aceptar dirigir un seminario en la Universidad de Viena. El tema del primer seminario fue la teoría del valor. Las reuniones tenían lugar todos los viernes a las cinco de la tarde y duraban aproximadamente una hora y media. Contaba con una audiencia de cincuenta o sesenta personas y había una biblioteca propia para los integrantes del seminario. Los trabajos presentados ocupaban un lugar secundario; tenían el objeto de introducir el tema y no el de convertirse en el centro del debate.

Casi todos los miembros del seminario eran viejos alumnos de Menger o del mismo Böhm-Bawerk. En el desarrollo de la reunión Böhm-Bawerk no asumía el papel de profesor, sino el de un coordinador que ocasionalmente participaba en la discusión. La gran libertad de palabra que tenían los miembros a veces daba lugar al abuso; en especial, según Mises, se destacaban el fervor y el fanatismo de Otto Neurath.

Entre los nombres de importancia dentro del seminario se encontraban el marxista Otto Bauer, Joseph Alois Schumpeter, quien, igual que Wieser, terminó acercándose más al pensamiento de la Escuela de Lausanne, y Ludwig von Mises, quien posteriormente se convertiría en el continuador más destacado de la línea mengeriana. En 1913, un año antes de la muerte de Böhm-Bawerk, el tema de discusión en el seminario fue el libro de Mises Theorie des Geldes und der Unlanfsmittel (1912) (Teoría del dinero y del crédito).

Ludwig von Mises (1881-1973)

Mises obtuvo su doctorado en 1906 e ingresó como Privat-Dozent (profesor ad honorem) en la Universidad de Viena. Aunque su gran vocación era la enseñanza, sabía que “como liberal clásico le estaría negado el puesto de profesor universitario en los países de habla alemana”. Su trabajo en la Cámara de Comercio Austríaca era el que le permitía actuar como Privat-Dozent.

El nivel de enseñanza de la Universidad había caído muchísimo. “Recuerdo”, dice Mises, “haber pasado momentos muy difíciles tratando de convencer al comité (examinador) de que debía reprobar a un candidato (a Master) que creía que Marx había vivido en el siglo XVIII”. Esta situación lo llevó a abrir, en 1920 un Privat-Seminar en la Cámara de Comercio; con reuniones quincenales. De este seminario surgieron científicos de renombre internacional como Gottfried von Haberler, Felix Kaufmann, Fritz Machlup, Oskar Morgenstern y Richard von Strigl. Sin embargo, el miembro del seminario que continuó con una línea de pensamiento austríaca “ortodoxa” fue Friedrich von Hayek.

El período comprendido entre 1918 y la ocupa ción de Hitler fue terrible para Austria; quedaban las secuelas de la guerra, altísimas tasas de inflación y guerras civiles. Aunque la vida intelectual era excitante, esto también llegó a su fin con el advenimiento del nazismo a mediados de la década del treinta. Ante este cambio, Mises aconsejó a los miembros de su seminario que abandonaran Austria mientras pudieran. En 1934 Mises recibió una oferta para ocupar una cátedra en el Institut Universitaire des Hautes Études Internationales en Ginebra, que aceptó y mantuvo hasta 1940, año en que, debido a la persecución nazi, debió emigrar hacia los Estados Unidos. Por su parte, Hayek fue a Londres, Machlup a la Universidad de Buffalo y Haberler a Harvard.

En 1948 Mises comienza a dictar un seminario en la Universidad de New York, hasta 1969. De este seminario surgieron los continuadores mas “ortodoxos” del pensamiento mengeriano en los Estados Unidos. De esta manera, la Escuela Austríaca se apagó en Austria y retomó nuevo impulso en los Estados Unidos, a partir de la Universidad de New York. Mises, así como Menger, es un claro ejemplo del efecto multiplicador que puede generar un individuo en la divulgación de un pensamiento. Si bien sólo cuatro personas lograron el grado de Doctor of Philosophy con Mises, la cantidad de discípulos importantes es mucho mayor, no sólo en los Estados Unidos sino en distintas partes del mundo. Los que obtuvieron el doctorado en el orden cronológico fueron Hans Sennholz, Louis Spadaro, Israel M. Kirzner y George Reisman.

Puede considerarse a Mises como el economista que más implicancias lógicas extrajo del pensamiento de Menger y Böhm-Bawerk. Además, fue el primero en publicar un tratado sistemático de economía, Human Action (Acción Humana), ya que como vimos, el libro de Wieser Theorie des gesellschaftlichen Wirtschaft no es representativo del pensamiento de la Escuela.

Entre los aportes de Mises se pueden incluir : 1) la teoría del ciclo económico, en la que unifica las teorías puramente monetarias del ciclo con las puramente estructurales; 2) la demostración de la imposibilidad de cálculo económico y, por lo tanto, de eficiencia económica, en un régimen socialista; 3) el descubrimiento de que la economía es una parte de otra ciencia mas general: la praxeología, o la ciencia de la acción; y 4) la demostración de que la teoría económica tiene, como la matemática y la lógica, carácter apriorístico y no hipotético-deductivo, como las ciencias naturales.

Si bien todos estos aportes tienen gran importancia, el que más ha impactado y provocado un debate internacional fue el de la imposibilidad del cálculo económico en una sociedad socialista. El. planteo de Mises no fue el primero en este tema ya que otros habían señalado el problema con anterioridad. Además, aproximadamente al mismo tiempo que Mises publicaba su artículo, aparecieron otras dos con conclusiones similares; una fue el alemán Max Weber y el otro el del ruso Boris Brutzkus. Pero, como dice el economista socialista Oskar Lange: “[...] aunque el profesor Mises no fue el primero en suscitar tal cuestión, y a pesar de que no todos los socialistas tenían un desconocimiento tan total del problema como se sostiene a menudo, es cierto, sin embargo, que, especialmente en el continente europeo (fuera de Italia), el mérito de haber obligado a los socialistas a considerar de manera sistemática este problema pertenece por entero al profesor Mises”.

El artículo de Mises, junto con su libro Gemeinwirtschaft (Socialismo), aparecido dos años después, fueron el punto de partida del debate acerca del cálculo económico. Mises respondió en forma inmediata, en dos oportunidades, a las criticas de los socialistas y sus últimos comentarios sobre el tema aparecieron en Human Action. Quien en realidad respondió con mayor paciencia fue Hayek; los capítulos II a IX de su libro Individualism and Economic Order constituyen una respuesta detallada a las soluciones ofrecidas por los economistas socialistas.

Una de las principales características de la personalidad de Mises era su intransigencia. Cuando por medio del rigor de la lógica llegaba a alguna conclusión la defendía inquebrantablemente aún a costa de la impopularidad y la soledad. Al respecto dice Hayek: "[Mises] tenía el coraje de defender sus convicciones como pocas personas he conocido, un coraje que lle gaba al extremo de preferir volverse impopular con sus amigos y colegas. Cuando consideraba algo como correcto perseguía su punto de vista con persistencia aunque apareciera como ridículo, enemigo u odiado".

El nivel de conocimiento que exigía de un economista también le acarreaba en ocasiones quejas de sus alumnos. Consideraba que nadie podía ser un buen economista a menos que estuviese versado en matemática, física y biología, historia y jurisprudencia. Cuando un estudiante de economía le reclamó que nadie lo podía obligar a estudiar todo eso, la reacción de Mises fue: “Nadie le pide o lo obliga a usted a que sea economista”. Idéntica exigencia requería en el manejo de idiomas. En muchas ocasiones, en la Universidad de New York, leía citas en francés y ale mán. Cuando alguien se quejo, aduciendo que no hablaba ni francés ni alemán, la respuesta fue :

“Apréndalos, usted se ha involucrado en actividades académicas”.

Sin ánimo de querer molestar a los economistas de nuestra generación, creemos que la falta de conocimiento de la historia y naturaleza de su propia ciencia afecta, en cierta manera, su avance. Hoy parecería ser que el buen economista es el que maneja las herramientas matemáticas con cierta destreza. Sin embargo, la formación matemática de los economistas se limita en general al campo algoritmo de la matemática; es decir, a los pasos “mecánicos” para la resolución de problemas, e. g., cómo se deriva o se resuelve un sistema de ecuaciones simultáneas. Pero la matemática es mucha más que eso y Mises lo sabía, por eso no cayó en los errores de los economistas matemáticos. El enclaustramiento en la “construcción de modelos” por creer que es la manera “científica” de proceder, haciendo caso omiso de los problemas epistemológicos que implican, ha llevado a serios errores de teoría económica.

Friedrich A. Von Hayek (1899-1992)

El profesor Hayek es uno de los discípulos mas destacados de Mises. Su formación inicial, sin embargo, no proviene de la rama “ortodoxa” de la escuela. Hayek estudió con Wieser y, cómo él mismo dice, nunca pudo abandonar totalmente las influencias de este economista. Igual que Wieser, o tal vez debido a su influencia, Hayek simpatizaba con los ideales del socialismo fabiano.

Algunos años después de graduado, Mises necesitaba contratar un abogado con conocimientos de economía. Es así como, con una carta de presentación de Wieser, Hayek entró en contacto con Mises, lo que implicaba enfrentar a un socialista fabiano con un liberal intransigente. Si bien Wieser presentó a Hayek como un abogado con buenos conocimientos de economía, Mises no vaciló en enseñarle a Hayek, en la entrevista, que no lo había visto en su seminario.

A pesar de todo, Hayek logró ser aceptado por Mises. “Estos diez años”, decía Hayek, “[Mises] tuvo ciertamente más influencia en mi visión de la economía que ninguna otra persona [...]. Fue su segunda gran obra, El socialismo (1922) [...] la que me convenció de su punto de vista”.

Hayek fue miembro del Privat-Seminar que Mises realizaba en la Cámara de Comercio Austríaca hasta 1931, cuando fue contratado por la London School of Economics, donde permaneció hasta 1960. De aquí pasó a la Universidad de Chicago, hasta 1962. Entre 1962 y 1969 enseñó en la Universidad de Friedburg, para finalmente regresar a Austria, donde enseñó como profesor visitante en la Universidad de Salzburgo.

Las contribuciones de Hayek a las ciencias sociales pueden dividirse en varias etapas. En un primer momento su atención se concentraba en temas económicos, y dentro de estos, en dos puntos en especial. Uno es la explicación del proceso de coordinación del mercado basada en el reconocimiento del conocimiento imperfecto de la información relevante por parte de los individuos, y por lo tanto, de errores en las predicciones. Es interesante este punto porque aquí aparecen bien marcadas las diferencias teóricas con las escuelas de Cambridge y Lausanne.

Estas ideas están brillantemente expuestas en su libro Individualism and Economic Order, en el cual, además de quedar claras las diferencias con las escuelas antes mencionadas, Hayek logra también un importante avance para consolidar el pensamiento de Mises acerca de la imposibilidad del cálculo económico en el socialismo, ya que: “Los razonamientos de Mises”, dice Hayek, “no siempre eran fáciles de seguir. A veces era necesario el contacto personal y la discusión para comprenderlos plenamente”.

Es importante señalar que la teoría austríaca del mercado incorporó la incertidumbre en forma sistemática y coherente en el análisis antes que ninguna otra escuela. Recientemente los economistas matemáticos creen haber realizado una revolución al incorporar en sus modelos un factor estocástico. En este sentido podemos decir que la economía matemática ha progresado mucho más lentamente que la tradicional deducción lógica sobre la base de prosa. Más adelante veremos porque.

El segundo tema económico, por el que Hayek es mas conocido, es el monetario y su relación con los ciclos económicos. Sus aportes se encuentran principalmente en tres libros: Prices and Production (1931), Monetary Theory and the Trade Cycle (1933) y Profits, Interest and Investment (1939). Estos libros de Hayek, sobre todo por los años en que fueron escritos, significaban una respuesta a la teoría keynesiana, pero sin embargo Keynes terminó prevaleciendo. Aunque conviene recordar que no fue a partir de la publicación de The General Theory que el mundo se volvió Keynesiano. Lo que Keynes hizo en realidad fue darle apoyo teórico a las políticas que los gobiernos ya venían practicando desde algunos años atrás.

La tesis keynesiana sostenía que una expansión de la oferta monetaria cuando hay recursos ociosos pone estos recursos en actividad, con lo cual se logra una disminución de la desocupación y un aumento del ingreso real. Según Keynes, esta expansión monetaria no es inflacionaria; ya que la mayor producción de bienes neutraliza los efectos inflacionarios de la creación de dinero. Por el contrario, la tesis de Hayek es que cuando se expande la cantidad de dinero y crédito se producen distorsiones en los precios relativos, lo que lleva a asignar recursos en forma ineficiente. Hayek demuestra que esta mala asignación de recursos, que responde a señales falsas, no puede mantenerse a menos que se continúe con una expansión monetaria creciente. Y aún así, lo único que se lograría es postergar el problema, pero no solucionarlo. De esta manera, aún cuando el “nivel” de precios se mantenga estable, o inclusive caiga, la creación de dinero propuesta por Keynes lleva en sí el germen de una recesión futura o la destrucción del sistema monetario en caso de que se persista en mantener artificialmente el auge.

Hayek no sólo aplica su teoría de la división del conocimiento al ámbito estrictamente económico, sino que también la lleva al terreno de las instituciones sociales. En sus dos obras The Constitution of Liberty (1960) y Law, Legislation and Liberty , en sus tres volúmenes (1973, 1976 y 1979) demuestra cómo la sociedad es un fenómeno complejo que ninguna mente individual puede captar en todos sus detalles. Solamente la libertad individual permite lograr un orden social donde los individuos puedan satisfacer la mayor cantidad posible de necesidades particulares. En estos libros Hayek analiza también las instituciones y sistema legal necesarios para una sociedad libre.

Por último, Hayek realizó investigaciones en el terreno de la epistemología y la psicología. En su libro The Counter-Revolution of Science (1962) demuestra histórica y teóricamente cómo el método de las ciencias naturales fue introducido en las ciencias soc iales sin tener en cuenta que la naturaleza del problema social es distinta de la del problema de las ciencias naturales. Llegó a la conclusión de que los científicos sociales, al no darse cuenta de esta diferencia; terminaron “copiando como monos” (aping) a los científicos de las ciencias naturales.

Las contribuciones en psicología se encuentran en su libro The Sensory Order (1962). Como el mismo Hayek dice, el libro hace referencia a los fundamentos teóricos de la psicología, lo que lo hace aparecer más como un libro de filosofía que de psicología. La idea central es que la percepción sensorial es un acto de clasificación. Y esta clasificación no es el resultado de haber captado un orden existente en las cosas; por el contrario, es la mente la que a priori ordena los objetos. Las cualidades que los hombres atribuyen a los objetos no son propiedades de estos sino el producto de relaciones que realiza el sistema nervioso. Como dice Heinrich Klüer en la introducción al libro, la teoría de Hayek puede encuadrarse en la famosa máxima de Göethe: “todo lo concerniente a hechos ya es teoría”. Lo único que la experiencia puede hacer es inducirnos a cambiar una teoría que es aceptada hasta el momento. Si Mises se caracterizaba por su intransigencia, hasta llegar mucha s veces al punto de la soledad, Hayek se caracteriza por su impecable trato hacia sus oponentes académicos. Debido a esto Schumpeter lo ha acusado de “exceso de cortesía” (politeness to a fault); pero tal vez fue este comportamiento el que le permitió alcanzar mayor popularidad. Esta popularidad creció mucho cuando compartió el Premio Nobel de Economía con Gunnar Myrdal en 1974, menos de un año después de la muerte de Mises.

Igual que Menger, Böhm-Bawerk y Mises, Hayek creía que son las ideas y no la fuerza las que deben triunfar para establecer una sociedad libre. Y además pensaba que el ámbito mas adecuado para lograr el cambio de esas ideas es el académico y no el político. Luego de leer The Road to Serfdom (1944), Anthony Fisher se acercó a Hayek para preguntarle si debía entrar en la política para resistir los avances del socialismo, pero este le aconsejó evitar la política y concentrarse en el terreno de las ideas.
El éxito de Hayek para el avance de las ideas liberales ha sido notorio. Su maestro y amigo Ludwig Von Mises señaló este éxito:

“Muchas personas tuvieron la amabilidad de llamarme uno de los padres del renacimiento de las ideas de la libertad clásicas del siglo XIX. Dudo de que tengan razón. Pero no hay duda que el profesor Hayek, con su Road to Serfdom, preparó el camino para una organización internacional de los amigos de la libertad. Fue su iniciativa la que llevó en 1947 al establecimiento de la Mont Pélèrin Society, en la que cooperan eminentes liberales de todos los países de este lado de la Cortina de Hierro”.

El pensamiento económico de los austríacos

En realidad es una violación al individualismo metodológico (defendido por los miembros de la Escuela Austríaca) hablar del pensamiento de “los austríacos”, ya que la forma de argumentar de cada uno de ellos no es homogénea.

Sin embargo, las conclusiones a que llegan individualmente son muy semejantes. La siguiente reflexión de Hayek nos da un ejemplo:

“Debo admitir [...] como muchos de los argumentos [de la obra de Mises], que inicialmente yo había aceptado a medias o considerado como exagerados y prejuiciosos, demostraron posteriormente ser definitivamente verdaderos. Todavía no estoy de acuerdo con todos ellos, ni creo que Mises lo hiciera. Él no esperaba que sus seguidores recibieran sus conclusiones sin críticas y no progresaran más allá de ellas”.

Teniendo siempre en cuenta este tipo de diferencias, en esta sección nos limitaremos a destacar algunas características fundamentales de la Escuela Austríaca que le dan su rasgo distintivo respecto de lo que podemos llamar la teoría económica prevaleciente. El gran hito que separa al pensamiento de la Escuela Austríaca del resto comienza en la teoría del valor. Las teorías de Jevons, Walras y Menger tienen diferencias mucho mas profundas que las que se señalan generalmente en los textos de historia del pensamiento económico. Como dice Mises, el paso de la teoría clásica del valor a la teoría subjetiva implicó mucho más que la sustitución de una teoría poco satisfactoria por otra mejor. Este paso tuvo consecuencias importantes tanto para la teoría del mercado como para el ámbito y método de la economía.

Lo que intentaremos ver, entonces, es que la revolución austríaca en el tema del valor fue más profunda que las de Cambridge y Lausanne. Y, a pa rtir de allí, ver las consecuencias que se siguen para la teoría del mercado y del método de la ciencia económica. El tratamiento de los temas no pretende ser exhaustivo, sino señalar algunos ejemplos de dónde y por qué se suscitan las diferencias.

Antes de entrar en el tema del valor conviene hacer algunas aclaraciones, ya que éste ha dado lugar a ambigüedades y errores que causaron bastante confusión. Uno de ellos es hacer responsables a los economistas clásicos de errores que en realidad no cometieron. Por empezar, cabe recordar que los clásicos distinguían entre “valor de uso” y “valor de cambio” y, si bien no se preocuparon mucho de cómo se determinaba el primero, tampoco desconocían su importancia. Pero lo importante es que estos economistas pusieron todo su acento en explicar las causas del valor en cambio, lo que equivale a decir el precio. Por lo tanto, es improcedente contraponer a una teoría del valor en cambio otra del valor de uso, como lo es la teoría de la utilidad marginal. Lo que corresponde es contraponer otra teoría del valor en cambio (precio). Para evitar ambigüedades utilizaremos el término “valor en cambio” como sinónimo de “precio” y simplemente “valor” como sinónimo de “valor de uso” o “utilidad”.

Los economistas clásicos sostenían que el valor en cambio estaba determinado por el costo de producción. Ni Jevons, ni Marshall, ni Walras lograron abandonar completamente esta teoría. En realidad, las ideas de Marshall y Walras implicaron un retroceso respecto de Jevons. Se ve claramente que ambos usan la teoría de la utilidad marginal para complementar y no para refutar la teoría del costo de producción. Para ellos es tanto un error pensar que sólo el costo de producción determina el valor en cambio como que sólo lo determina la valoración subjetiva. Son ambos elementos los que entran en juego.

Este enfoque de la determinación del valor en cambio está hecho explícito en el conocido ejemplo de Marshall de las hojas de una tijera. En otro párrafo de su libro sostiene:

“Cuanto más corto sea el período que estemos considerando, mayor debe ser el grado de atención que debemos dar a la influencia de la demanda sobre el valor (en cambio); y cuanto más largo sea el periodo, más importante será la influencia del costo como determinante del valor (en cambio)”

En el caso de Walras la idea de que ambos, costo y utilidad, determinan el valor en cambio queda de manifiesto en el planteo de las ecuaciones simultáneas, donde, igual que en Marshall, las funciones de demanda incorporan el factor subjetivo, mientras que las funciones de producción conforman el lado objetivo. Gustav Cassel, un importante seguidor de Walras, dice:

“Se ha discutido mucho para saber cuales son las causas determinantes de los precios. Ahora se puede responder a esta pregunta. Las causas determinantes de los precios son los distintos coeficientes de nuestras ecuaciones. Estos coeficientes pueden dividirse en dos grupos principales, que podemos designar como determinantes objetivas y subjetivas de la formación de los precios [...]. (U)na teoría del valor, objetiva o subjetiva, que se limitase a referir los precios a las causas determinantes objetivas o subjetivas carece de sentido [...]”.

Como puede apreciarse en las citas anteriores, los economistas de Cambridge y Lausanne consideran que los clásicos tenían una teoría del valor en cambio incompleta. Habían visto sólo un lado del problema, el de los costos; la teoría de la utilidad marginal sirve para completar la teoría clásica.

Las conclusiones de los austríacos fueron diferentes. Para ellos la teoría de la utilidad marginal no era el complemento que faltaba a los clásicos, sino que implicaba un giro copernicano respecto de la teoría del valor en cambio clásica. A partir de la teoría de la utilidad marginal los austríacos llegaron a la conclusión de que no son los costos los que determinan los precios (valor en cambio), sino que, por el contrario, son los precios de los bienes finales los que determinan los precios de los bienes de producción, o sea los costos. Si bien en el largo plazo precios y costos tienden a igualarse, para los austríacos la dirección causal es opuesta a la sostenida por los clásicos.

Ningún empresario puede pagar por los factores de producción un precio superior al que los consumidores están dispuestos a pagar por el bien final. Los bienes de producción adquieren valor porque los bienes finales son valorados. El empresario está dispuesto a pagar un precio por los bienes de producción porque alguien está dispuesto a pagar un precio por el bien final. Los precios de los bienes de producción se determinan por la puja de la demanda para utilizarlos en la producción de bienes finales alternativos. Los costos no son una de las variables que determinan el precio del bien final; la determinación de ese precio es independiente de los costos. Los costos son el resultado de la existencia de precios esperados.

En la determinación de los precios intervienen solamente factores subjetivos, o sea las utilidades marginales de cada una de las partes que intercambian. Cada una de ellas realiza el intercambio porque valora mas lo que recibe que lo que entrega y no le interesa si la otra parte incurrió en costos altos o bajos. Menger lo explicaba de la siguiente manera:

“[...] si un diamante fue encontrado accidentalmente o si se lo obtuvo de una mina de diamantes con el empleo de mil días de trabajo es completamente irrelevante para su valor. En general, nadie, en su vida cotidiana, pregunta por la historia del origen de un bien para estimar su valor, sino que toma en cuenta solamente el servicio que el bien le brindará y al que tendría que renunciar si no tuviese el bien a su disposición”.

El error cometido por Marshall, de considerar el costo como uno de los determinantes del precio, fue también señalado por Böhm-Bawerk en 1894. Sin embargo; el punto de vista de Cambridge y Lausanne es el que ha predominado hasta nuestros días. Los modernos libros de microeconomía deducen la curva de oferta a partir de los costos marginales y la de demanda a partir de la utilidad marginal. La intersección de ambas determina el precio, y así el error de Marshall y Walras ha prevalecido.

En resumen, mientras para a la tradición Cambridge-Lausanne el valor en cambio se determina por la interacción de utilidad marginal y costos, para los austríacos interviene sólo la primera y los costos son la consecuencia de los precios de los bienes finales. Esta diferencia ha llevado a los austríacos hacia un enfoque distinto de la teoría económica. Veamos algunos ejemplos.

Si los precios están determinados exclusivamente por valoraciones subjetivas, entonces es más fácil comprender que sus fluctuaciones reflejan cambios en las preferencias de los individuos. Puesto que el problema económico consiste en asignar los recursos productivos a la producción de los bienes y servicios prioritarios, los precios se transforman así en la información esencial para lograr ese objetivo. Y, a partir de estos precios, se desatará una puja por los bienes de producción que determinará los precios respectivos de éstos, cuyo límite máximo será el valor presente del bien final marginal y el mínimo el valor presente del bien final submarginal.

Los austríacos consideran los precios y costos como la síntesis de una gran cantidad de información dispersa necesaria para lograr una eficiente asignación de recursos. Es más, puesto que esta información no es estática sino que está en continuo cambio, los austríacos han puesto mas el acento en explicar el proceso del mercado, es decir el mecanismo por el cual la asignación de recursos se va adaptando a los cambios de información que reflejan las fluctuaciones de los precios.

Los economistas de Cambridge y Lausanne, en cambio, han dedicado la mayor parte de sus esfuerzos al análisis del mercado en situaciones de equilibrio. Para ellos los precios son las variables que “limpian” el mercado, que hacen que oferta y demanda sean iguales. Esto queda especialmente claro en el uso de las matemáticas, puesto que las ecuaciones reflejan en sus parámetros un conjunto de información estática para la cual existe un conjunto de precios que equilibra todos los mercados.

Tal vez sea en el tema inflacionario donde aparezcan con más claridad las consecuencias de seguir uno u otro enfoque. Para los austríacos el problema central de la inflación es que distorsiona los precios relativos, es decir, produce cambios en los precios distintos de los que hubiese fijado el mercado libre. Al suceder esto los precios dejan de transmitir información precisa y se produce una mala asignación de los recursos.

La causa de esta distorsión radica en la política monetaria. Para los austríacos la cantidad óptima de dinero se establece en el mercado igual que la cantidad de cualquier mercancía: por oferta y demanda. Los cambios en la demanda hacen variar el poder adquisitivo del dinero, y por lo tanto su producción aumentará o disminuirá hasta el punto en que el precio del dinero sea igual a su costo de producción. Cuando el gobierno fija coercitivamente una cantidad de dinero superior a la que el mercado libre hubiese determinado está haciendo inflación, o sea distorsionando los precios relativos.

Nótese que lo que ocurra con el “nivel” de precios es intranscendente. Podría darse el caso de que el gobierno creara dinero al mismo tiempo que se está produciendo un aumento en la productividad de la economía, lo cual puede dar como resultado un “nivel” de precios “estable”, o tal vez en baja, y sin embargo habrá inflación, ya que el gobierno está distorsionando los precios relativos y, por lo tanto, induciendo a una mala asignación de recursos.

Compárese este enfoque con el seguido por Milton Friedman, quien parece no tener en cuenta para nada los cambios en los precios relativos y concentra su atención en el “nivel” de precios. Así este economista sostiene que:

“La causa próxima de la inflación es siempre y en todas partes la misma: un incremento demasiado rápido de la cantidad de dinero en circulación con respecto a la producción”.

Como puede verse, Friedman compara el crecimiento de la cantidad de dinero con el aumento de la producción y no con la cantidad de dinero que se fijaría en un mercado libre de interferencia estatal. Esto se debe a que lo que le preocupa principalmente es el “nivel” de precios y no la estructura de precios relativos. Pero, como ya vimos, lo relevante para la eficiencia económica son estos últimos y no el primero.

Para dar un ejemplo final de como los teóricos del equilibrio (Cambridge -Lausanne) y los del proceso (austríacos) llegan a conclusiones diferentes, se puede citar el caso de la función empresarial. Schumpeter, un buen representante de los primeros, llegó a la conclusión de que el empresario, al innovar, rompe el equilibrio existente en el mercado y genera un ciclo económico; de esta manera desempeña un papel desequilibrante en la economía. Por el contrario, para los austríacos, puesto que parten de un mundo de incertidumbre, el empresario es el que trata de preveer dónde se producirán o dónde se están produciendo desequilibrios en el mercado y dirige la producción hacia esos sectores. Así, trata de anticipar cambios que al produc ir desequilibrios darán lugar a pérdidas y ganancias tratando de evitar las primeras y de lograr las segundas. Al proceder de esta manera se transforma en un factor equilibrador; ya que con su acción está haciendo que los precios tiendan a igualarse con los costos, o sea que el mercado tienda al equilibrio.

Los teóricos del equilibrio han venido basando sus teoremas en el supuesto de que los operadores en el mercado tienen conocimiento perfecto. Recién en los últimos años han empezado a introducir “variables estocásticas”. Al no realizar estos supuestos, los austríacos pusieron su atención en el proceso de ajuste, y esto, como vimos, llevó a conclusiones teóricas diferentes.

Una de las principales diferencias de la Escuela Austríaca con las de Cambridge y Lausanne es el aspecto epistemológico. La teoría del valor tal cual fue expuesta por los austríacos los llevó a una distinción de importancia entre ciencias naturales y sociales. Lo que caracteriza a las primeras es que sus elementos tienen un comportamiento determinado, es decir, no deciden acerca de su respuesta ante un estímulo. En la medida en que el científico conozca la totalidad de las variables “independientes” puede predecir con un alto grado de precisión lo que ocurrirá, con la variable “dependiente”. Si no conoce la totalidad de las variables “independientes” sólo dispone de un conocimiento probabilístico acerca del comportamiento de la variable “dependiente”, por ejemplo la meteorología.

En las ciencias sociales, por el contrario, el comportamiento de los individuos no está determinado, sino que éstos pueden decidir acerca de la respuesta que darán frente a un determinado estímulo. Aún cuando se pudiese conocer la totalidad de variables que afectan a un individuo; lo que en ciencias naturales permitiría una predicción puntual, todavía queda por conocer la decisión que el individuo tomará en respuesta a esos estímulos. En ciencias sociales, no sólo la cantidad de variables relevantes es enorme, sino que además opera la libertad de elegir de las personas, es decir, el comportamiento deliberado y no determinado.

Esta diferencia hace que los datos estadísticos en unas y otras ciencias sean de naturaleza distinta. En las ciencias naturales, ante iguales circunstancias las respuestas de los elementos son siempre las mismas. Esto es lo que permite que una hipótesis pueda someterse a prueba mediante recolección de datos históricos y que sea posible proyectar hacia el futuro dichos resultados, puesto que los elementos se seguirán comportando igual que en el pasado debido a su determinismo.

En ciencias sociales las estadísticas son de naturaleza distinta, ya que los datos reflejan exclusivamente una situación singular, que responde a circunstancias específicas de tiempo y lugar y a las cuales ciertos individuos eligieron dar determinadas respuestas en ese momento. Pero de ninguna manera esos datos pueden ser proyectados porque las circunstancias, los individuos y las valoraciones acerca de esas circunstancias están en continuo cambio.

Y esto sin mencionar los errores de confección de las estadísticas sociales. La econometría ha evolucionado sobre la base de ignorar estos problemas. En realidad los econometristas han venido jugando a ver quien obtiene el r2 más alto, sin darse cuenta de que esta herramienta no es superior a la que usa el ama de casa para saber cuanto aumentó el costo de vida o la manera en que predice un exitoso empresario sin estudios universitarios. En ciencias sociales la predicción consiste en anticipar los cambios futuros, para lo cual los datos del pasado son de importancia secundaria.

La naturaleza de las ciencias sociales hace que sea imposible someter a prueba las distintas teorías, ya que las estadísticas sólo describen un período histórico determinado y no cumplen con el requisito de atemporalidad que se da en el caso de las ciencias naturales. Esto pone en cuestión el carácter científico de los fenómenos sociales. A nuestro juicio, Mises ha resuelto satisfactoriamente este problema. Según este economista la economía es, como la lógica y la ma temática, una ciencia apriorística. Es decir, cuenta con la ventaja de partir en el proceso deductivo de fundamentos últimos cuya verdad es obvia a priori; por lo tanto, las conclusiones obtenidas sobre la base de deducciones lógicas son necesariamente verdaderas, y las observaciones empíricas no pueden refutarlas ni confirmarlas. Si bien Hayek tiene algunas diferencias con la posición metodológica de Mises, sus conclusiones en teoría económica son básicamente similares.

En general, los economistas del resto de las escuelas adoptaron, imitando a las ciencias naturales, el método hipotético deductivo que básicamente consiste en la elaboración de “modelos” matemáticos que posteriormente se someten a verificación empírica por medio de la econometría. Pero, como ya dijimos, la naturaleza de las estadísticas sociales impide tal verificación.

Los economistas austríacos no rechazan el método matemático por desconocer esta herramienta. Mas bien ocurre lo contrario; debido a que no se han quedado en la superficie del algoritmo y han penetrado en los fundamentos epistemológicos de las ciencias naturales, de la matemática y de las estadísticas, se dan cuenta del error de recurrir a la “modelización”. Sorpresivamente fue Keynes, un matemático destacado, quien señalo los errores de la economía matemática.

Los economistas clásicos no habían logrado conectar claramente el valor de uso con el valor en cambio, y esto les causó varios problemas teóricos, entre ellos haber dado vuelta la dirección causal entre costos y precios. Pero, a pesar de ello, seguían intuitivamente un método de análisis en el cual estaba implícito que su principal preocupación era el proceso de ajuste del mercado. El surgimiento del análisis marginal, tal como fue desarrollado por las escuelas de Cambridge y Lausanne ha implicado en gran medida un retroceso respecto de los avances de los clásicos. En primer lugar porque no lograron abandonar totalmente la teoría del costo de producción como determinante del valor en cambio, y en segundo lugar porque al introducir los modelos matemáticos para explicar el funcionamiento del mercado hicieron caminar a la ciencia económica en dirección errónea. Se abandonó el análisis del proceso de los clásicos y se adoptó el análisis de equilibrio. De esta manera se entró en una etapa de oscurantismo que ha provocado muchas confusiones.

Fue la Escuela Austríaca la que logró incorporar la nueva teoría del valor a la economía, de manera tal que permitió dar solidez a las conclusiones de los clásicos que se apoyaban en una erróne a teoría del valor en cambio. El liberalismo de Smith y Ricardo cobra renovadas fuerzas en la Escuela Austríaca; los modelos de competencia perfecta y equilibrio han servido para debilitar los fundamentos del mercado libre. Se han basado en la superstición de la superioridad del método matemático. Tarde o temprano este error será abandonado, aunque, como dice Mises, “las supersticiones tardan en morir”.

PRINCIPALES FIGURAS DE LA ESCUELA AUSTRIACA

Primera generación: Carl Menger; Eugen Von Böhm-Bawerk; Friedrich Von Wieser; Eugen Fhilippovich Von Philippsberg.

Segunda generación: Emil Sax; Robert Zuckerkandl; Johann Von Komor zynski; Robert Meyer.

Tercera generación: Ludwig Von Mises; Richard Von Stigl; Edwald Schams; Leo Schönfeld (se llamó posteriormente Leo Illy).

Cuarta generación: Friedrich A. Von Hayek; Fritz Machlup; Ludwig M. Lachman.

Quinta generación: Hans F. Sennholz; Louis Spadaro; Israel Kirzner; Murray Rothbard.

PRINCIPALES OBRAS DE LOS MIEMBROS DE LA ESCUELA AUSTRÍACA

Böhm-Bawerk, Eugen Von.

- Capital and Interest , 3 vols. (1884-1889-1921), Libertarian Press, 1959

- Shorter classics of Böhm-Bawerk (1962), Libertarian Press, 1962.

Hayek, Friedrich A. Von.

- Prices and Production (1931), Augustus M. Kelley Publishers, 1967.

- Monetary theory and the Trade cycle (1933), Augustus M. Kelley Publishers, 1975

- Collectivist Economic Planning (1935), George Routledge and Sons, Ltd., 1935.

- Monetary Nationalism (1937), Augustus M. Kelley, Publishers, 1971.

- Profits, Interest and Investment (1939), Augustus M. Kelley, Publishers, 1975.

- The pure theory of Capital (1941), The University of Chicago Press, 1980.

- The Road to Serfdom (1944) The University of Chicago Press, 1972.

- Individualism and Economic Order (1948), The University of Chicago Press, 1980.

- John Steward Mill and Harriet Taylor (1951) Augustus M. Kelley, Publishers, 1951

- The Counter-Revolution of Science - Studies on the Abuse of Reason (1952), Liberty Press 1979.

- The Sensory Order (1952), The University of Chicago Press, 1976.

- Capitalism and the Historians (1954) (compilación de Hayek), The University of Chicago Press, 1974.

- The Constitution of Liberty 3 vols.(1973-1976-1977) The University of Chicago Press, 1973-1978-1979

- Denationalization of Money (1976) The Institute of Economic Affairs, 1978.

- New studies on Philosophy, Politics, Economics and the History of Ideas (1978), The University of Chicago Press, 1978.

- Unemployment and Monetary Policy (1979) Cato Institute, 1979.

- A tiger by the Tail (1979) Cato Institute, 1979.

Kirzner, Israel M.

- The Economic point of View (1960) Sheed and Ward, Inc. 1976

- Market theory and the Price system Van Nostrand, 1963.

- Competition and Entrepreneurship (1973), The University of Chicago Press, 1974

- Perception, Opportunity and Profit (1979), The University of Chicago Press, 1979

- Method, Process and Austrian Economics - Essays in honor of Ludwig Von Mises (compilación de Kirzner) Lexington Books, D. G. Heath and Co., 1982

Komorzynski, Johan Von.

- Der wert in der isolierten Wirthschaft (1889) Manz, 1889

Lachman, Ludwig M.

- Capital and its structure (1956) Sheed Andrews and Mc.Meel Inc., 1977

- Capital, Expectations and the market progress (1977) Sheed Andrews and Mc.Meel Inc., 1977

Machlup, Fritz.

- The Economics of Seller’s Competition Johns Hopkins Press, 1953

- Essays on Economic Semantics, Prentice-Hall, 1963

- Essays on Hayek, Hillsdale College Press, 1976.

- Methodology of Economics and Other social Sciences, Academic Press, 1978.

Meyer, Robert .

- Das Wesen des Einkonommens: Eine volkswirschaftsliche Untersuchung (1887) Hertz, 1887.

Menger Carl.

- Principles of Economics (1871), New York University Press, 1981.

- Problems of Economics and Sociology (1883), University of Illinois Press, 1969.

- Kleinere Schriften zur Methode und Geschichte der Volkswirthschaftslehre (1884-1915), London School of Economics, 1936.

- Schriften über Geldtheorie (1889-1893), London School of Economics, 1936.

Mises, Ludwig Von.

- The theory of Money and Credit (1912), Liberty Classics, 1981.

- Nation. State and Economy (1919) New York University Press, 1983.

- Socialism (1922) Liberty Classics, 1981.

- The Free and Prosperous Commonwealth (1927) Van Nostrand, 1962.

- A Critique of Interventionism (1929) Arlington House, 1977.

- Epistemological Problems of Economics (1933), New York University Press, 1981.

- Bureaucracy (1944), Arlington House, 1969.

- Omnipotent Government (1944) Arlington House, 1969.

- Human Action - A treatise on Economics (1949), Contemporary Books, Inc. 1966.

- Planning for Freedom (1952) Libertarian Press, 1974.

- The Anti-Capitalistic Mentality (1956) Libertarian Press, 1978.

- Theory and History (1957) Arlington House, 1969.

- The Ultimate Foundation of Economic Science (1962), Sheed Andrews and Mc.Meel Inc., 1978

- Notes and Recollections (1978) Libertarian Press, 1978.

- On the Manipulation of Money and Credit (1978) Free Market Books, 1978.

- Economic Policy - Thought for today and tomorrow (1979) Regnery/Gateway Inc. 1979

Philippovich Von Philippsberg, Eugen.

- Grundriss der politischen Ökonomie (1893) Mohr, 1893.

Rothbard, Murray N.

- The panic of 1819: Reactions and Policies Columbia University Press, 1962

- Man, Economy and State (1962), Nash Publishing, 1970.

- America’s great Depression (1963), Sheed Andrews and Ward, Inc., 1975.

- What Has government Done to Our Money? (1964), Liberty Printing, 1979.

- Power and Market (1970) Sheed Andrews and Mc.Meel, Inc., 1977.

- For a New Liberty (1973), Collier Books Edition, 1978.

- The Ethics of Liberty (1982) Humanities Press, 1982.

- The Mystery of Banking (1983), Richardson & Snyder, 1983.

Sax, Emil.

- Grundlegung der theoretischen Staatwirthschaft (1887), Hölder, 1887.

Schönfeld, Leo.

- Grenznuten und Wirthschaftsrechnung (1924), Manz, 1924.

- Des Gesetz des Grenznutzenz (1948) Springer, 1948 (Publicado bajo el nombre de Leo Illy).

Sennholz, Hans F.

- How can Europe Survive? (1955) Van Nostrand Co.

- Gold is Money (1975) Greenwood Press, 1975 (Sennholz comp.)

- Age of Inflation (1979) Western Islands, 1972.

Strigl, Richard Von.

Die ökonomischen Kategorien und die Organisation der Wirtschaft (1923) Fischer, 1923.

Wieser, Friedrich Von.

- Natural value (1889) Augustus M. Kelley Publishers, 1967.

Zuckerkandl, Robert.

Zur Theorie des Preises mit besonderer Berücksichtigung der geschichtlichen Entwicklung der Lehre (1889)

Stein, 1936.

LIBROS DE ARTÍCULOS COMPILADOS

Dolan, Edwing G.

- The Foundation of Modern Austrian Economics, Sheed & Ward Inc., 1976.

Moss, Lawrence S.

- The Economics of Ludwig Von Mises - Toward a Critical Reappraisal, Sheed & Ward, Inc. 1976

Rizzo, Mario J.

- Time, Uncertainty and Disequilibrium, Mass, Lexington Books, D. C. Heath and Company, 1979.

Sennholz, Mary.

- On Freedom and Free Enterprise, Princeton, D. Van Nostrand Co., 1956.

Spadaro, Louis M.

- New Directions in Austrian Economics, Kansas, Sheed Andrews and Mc.Meel Inc., 1978.


© www.economiaparatodos.com.ar


top